<% navegador="objetivos" %> Noticias GCBA
Historial de Noticias año 2012

2011

Exceso en homicio de adolescente en villa lugano

 

volver al índice >>

Según informa el portal informativo Terra, un fiscal pidió hoy la pena de dos años y medio de prisión para dos policías federales acusados por exceso en legítima defensa en el homicidio de un adolescente, hijo de otro efectivo, cometido en julio de 1997 en el barrio porteño de Villa Lugano, informaron fuentes judiciales.

 El fiscal Gustavo Gerlero solicitó esa pena para el policía retirado, Juán Carlos Irazabal, y para el efectivo en funciones aunque suspendido, Héctor Jerónimo Di Siervi, por el homicidio de Elio Gabriel Salas (17).

 En tanto, la abogada Paula Squassi, representante de la familia de la víctima, pidió al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 15 de la Capital Federal 18 años de cárcel para Irazabal y 15 para Di Siervi por el delito de "homicidio simple".

 Los jueces Héctor Grieben, Hugo Decaría y Adrián Martín pasaron a un cuarto intermedio hasta mañana a las 10 cuando sea el turno del alegato del abogado defensor de ambos imputados, quienes llegaron al juicio en libertad.

 Para el fiscal Gerlero, durante el juicio quedó acreditado que el 12 de julio de 1997, alrededor de las 18.40, tres personas cometieron un robo en la zona, por lo que los efectivos fueron alertados del hecho.

 Al observar a tres sospechosos, los policías dieron la voz de alto, de los cuales dos comenzaron a correr hacia el interior de un barrio, mientras que Salas escapó hacia otra dirección.

 Según el fiscal, el muchacho fue interceptado en la calle Cosquín, entre Somellera y Río Cuarto, donde hubo un tiroteo entre los policías y el adolescente, quien tenía en su poder una pistola calibre 9 milímetros.

 Salas recibió tres disparos en su cuerpo que le causaron la muerte casi en el acto.

 De acuerdo a las pericias, en el lugar hallaron una pistola calibre 9 milímetros con la que Salas efectuó al menos dos disparos ya que encontraron dos vainas servidas que pertenecían a esa arma.

 Además, los peritos secuestraron ocho vainas servidas, las cuales eran de una de las pistolas reglamentarias utilizadas por uno de los efectivos y otras dos que no pertenecían a ninguna de las armas usadas en el tiroteo.

 Para el fiscal Gerlero hubo una "desproporción" en el hecho ya que el adolescente muerto quedó en desigualdad de condiciones con los efectivos que quedaron en posición de tiro y entonces consideró el "exceso" en el accionar.

 Sin embargo, para la abogada Paula Squassi, "no hubo enfrentamiento y la causa fue armada por el personal policial que llegó a la escena del crimen".

 Según la letrada, durante el debate oral se acreditó que la víctima no tenía ningún arma de fuego en su poder, por lo que fue asesinada por los efectivos.

 Es que según en la etapa de instrucción, una vecina declaró que desde su casa escuchó a "varias personas" gritar "no tiren", por lo que para la familia Salas pidió clemencia para evitar que lo mataran.

 El adolescente muerto, que no tenía antecedentes penales, era hijo de un integrante de la Policía Federal, quien falleció antes que la causa sea elevada a juicio oral.

Fte: TERRA
Redacción: Libralato Romina
publicación:14 de agosto de 2012
- caracteres 3051

   

 

 

Propiedad Intelectual Nº5019492. Copyright © libralator 2002
e-mail: redaccion@libralator.com.ar
Editor: Libralato Romina - Pirán 5885 (Villa Urquiza) - Teléfono: 15-5121-8696